Nuestro horario:
De Lunes a Viernes de 9h a 13h y de 15h a 20h - Sábados de 10h a 13h.
Ortopedia Baix Penedès
C. Sant Magi 9
43700 El Vendrell
Clínica del peu
C. Vilamar 50 1R 1A
43820 Calafell

Los pies y el calzado

Desarrollados para tener flexibilidad y resistencia, poco a poco las civilizaciones han ido sometiendo a los pies de la peor forma posible, esto es, encerrándolos en el calzado. Ello es debido a que, en general, se adquiere el calzado sin tener en cuenta que éste es para los pies y no para la vista.

El ser humano se calzó hace algo menos de cuatro mil años y lo hizo para protegerse del frío. Actualmente debemos también protegerlos del pavimento y, lo que es peor, del propio calzado.

Si sobre un papel dibujamos el perímetro de nuestros pies es fácil comprobar, al recortarlo, que no nos cabe en ningún calzado de los que usamos habitualmente. La moda actual de usar calzado deportivo como calzado de diario es consecuencia de la búsqueda de la comodidad, pues su gruesa suela y su flexibilidad hacen que los pies se sientan más protegidos . también su anchura es mayor y, por ello, más adecuada. La suela cuanto más gruesa y flexible, más amortigua los microtraumatismos que ocasiona el apoyo al suelo.

El calzado debe estar confeccionado con materiales transpirables. En personas con sudoración excesiva el tipo deportivo deberá tener la parte superior transpirable para evitar micosis (pie de atleta), dermatitis, verrugas plantares etc. El calzado deberá como norma, estar sujeto por el empeine para evitar el desplazamiento del pie hacia la puntera, pues ésta actuaría como un embudo. Es además necesario que se adapte a las necesidades de nuestro trabajo o del deporte que practiquemos. El primer calzado del niño debe ser flexible, elástico y a su medida. Debe descartarse el abotinado, de suela rígida y con contrafuertes reforzados. Su función es proteger el pie, no corregirlo. Cuando se precise algún tipo de corrección serán las plantillas quienes la realicen y entonces el calzado servirá para alojar las plantillas. El zapato de poco tacón o bajo provoca menos sobrecarga en los metatarsianos y menor presión en los dedos. El escote del calzado ideal debiera ser, como máximo, la mitad de su largo.

 fuente imagen:www.femeninas.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *